Poptalk

Crianza Amorosa y Disciplina Positiva

Autor

Isabel Cristina Jaramillo

Rectora CELP

Crianza Amorosa y Disciplina Positiva

¡Los padres vinimos sin manual! Esta es una de las expresiones más comunes entre los padres y se ha convertido en una excusa para abandonar la tarea de la crianza efectiva, respetuosa y armónica. La nueva dinámica de vida, las exigencias del medio, los empleos absorbentes y la falta de tiempo de calidad, han sido los factores más comunes que influyen en el acompañamiento de nuestros hijos, delegando esta tarea a otras personas ajenas al proceso y que, en muchos casos, hacen el papel de cuidadores y en otros casos con más suerte, ayudan a formar la conducta de nuestros pequeños.

Sin embargo, nuestras expectativas como padres son tener hijos ejemplares, que reaccionen de manera adecuada, que comprendan las razones que se le dan en ciertas situaciones y que “colaboren” con nuestra paciencia. Pero la realidad nos muestra otro panorama muy diferente, ya que no solo influye el estilo de crianza, sino también los retos de una sociedad que se mueve entre la punición y la permisividad.

Por otro lado, el materialismo y los “súper papás”, son factores inmersos en la vida de los niños, pero pueden ser remediados si los padres estamos conscientes del enorme daño que les hacemos a los niños si hacemos demasiadas cosas por ellos, los sobreprotegemos, los rescatamos, no pasamos tiempo suficiente con ellos, les compramos demasiadas cosas, hacemos sus tareas, les reñimos, les exigimos, los regañamos y luego los sacamos de apuros. La base para una sana autoestima es que los niños desarrollen la creencia “Yo soy capaz” pero en muchas ocasiones no aportamos a este desarrollo de la manera adecuada.

Una de las estrategias en el marco de la disciplina positiva, es conocer algunos actos que permiten potenciar la autoestima en nuestros hijos y que se convierten en un rompecabezas, donde una acción se complementa con la otra.

· Validar la emoción de los niños.

· Gentileza y firmeza al mismo tiempo.

· Tener respeto mutuo.

· Ver los errores como oportunidades de aprendizaje.

· Tener juntas familiares y escolares.

· Involucrar a los niños en la solución de problemas.

· Estímulo

La clave de la disciplina no es el castigo sino el respeto mutuo y tiene el objetivo de ayudar a los niños a portarse bien y enseñarles autodisciplina, responsabilidad, cooperación y capacidad para resolver problemas.

Los padres que piensan que el castigo es la única opción válida, lo hacen porque están convencidos que la única alternativa es la permisividad y las personas que no cree en el castigo, por lo general se va al otro extremo y se vuelven demasiado permisivos. La Disciplina Positiva, por el contrario, ayuda a las familias a encontrar un término medio que no es ni punitivo ni permisivo y ampara herramientas de gentileza y firmeza, que enseñan valiosas habilidades sociales para la vida. También ayuda a entender que ser gentil puede balancear todos los problemas que genera ser demasiado firme (rebeldía, resentimiento, daño a la autoestima) y que ser firme puede balancear todos los problemas que genera ser demasiado gentil (permisividad, manipulación, niños mimados, daño a la autoestima). Cuando se es gentil y firme al mismo tiempo se logra equilibrar a nuestros hijos y ayudarlos a conocer sus emociones, consecuencias y responsabilidades.

Una de las creencias más comunes es que, para lograr que un niño “SEA BUENO”, primero debemos hacerlo SENTIRSE MAL y caemos en alguna de las “cuatro ‘erres’ del castigo”:

1. Resentimiento. (“Esto es injusto, no puedo confiar en los adultos”).

2Revancha. (“Ellos ganan ahora, pero ya verán más tarde”).

3. Rebeldía. (“Haré exactamente lo contrario para probar que no tengo que hacerlo a su manera”).

4Retraimiento:

a) Cobardía (“La próxima vez no me atraparán”).

b) Reducción de la autoestima (“Soy una mala persona”)

Es claro que ninguna de estas conductas las estamos esperando, pero también es cierto que, si no tenemos las herramientas suficientes, no podremos tener un cambio de actitud o mejores resultados. Es por esto que la Disciplina Positiva busca lograr resultados duraderos, así como responsabilidad y cooperación.

Los Cuatro Criterios de la Disciplina Positiva

1. Es gentil y firme al mismo tiempo (Respetuoso y motivador).

2. Permite que los niños tengan un sentimiento de pertenencia e importancia (Conexión).

3. Tiene efectos a largo plazo (El castigo funciona a corto plazo, pero tiene efectos negativos a largo plazo).

4. Enseña habilidades de vida y sociales valiosos para un buen carácter (Respeto, interés por los demás, capacidad para resolver problemas, responsabilidad, aportación, cooperación).

En conclusión, la disciplina positiva no es una receta mágica, es una estrategia y una opción de vida que permite tener una crianza respetuosa y una convivencia familiar más armoniosa.

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest

Escríbenos

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo.

Últimas entradas

Abrazando desde la virtualidad

by trebold

Autor Luz Aida Cañola CastañedaDocente CELP Abrazando desde la virtualidad Como docentes nos estamos viendo confrontados por esta nueva situación...

5 Tips para evitar la ansiedad en tiempos del COVID 19

by trebold

Autor Hirma SánchezPsicóloga y gestora de comunidad CELP 5 Tips para evitar la ansiedad en tiempos del COVID 19 Estamos...

10 recomendaciones para enfrentar los miedos con nuestros hijos

by trebold

Autor Hirma SanchezGestora de comunidad CELP 10 recomendaciones para enfrentar los miedos con nuestros hijos Últimamente, más padres de familia...

Jugando y aprendiendo

by trebold

Autor Viviana Correa IdarragaDocente C.E Jugando y aprendiendo Para nadie es un secreto que los juegos digitales atraen la atención...

Otras entradas

  • All
  • Crianza Consiente
  • Docentes
  • Entretenimiento
  • Estimulación temprana
  • Mamás
  • Preescolar

¿Tienes alguna duda?

Contáctenos para más información

¿Cómo podemos ayudarte?